5 estrategias inteligentes para reducir el consumo de plástico en entornos empresariales

¿Cómo reducir el consumo de plástico?

En el mundo empresarial actual, la innovación y el crecimiento sostenible son esenciales para el éxito a largo plazo. 

El plástico es una fuente significativa de contaminación y contribuye al cambio climático, afectando negativamente la salud del planeta.

Al adoptar prácticas sostenibles y minimizar el uso de plásticos, las empresas pueden mitigar su impacto ambiental, mejorar su reputación y cumplir con las expectativas de los consumidores cada vez más conscientes. Algunas de las principales estrategias para lograrlo, son:

  1. Auditoría de residuos 

Antes de implementar cualquier cambio significativo en una empresa, es necesario conocer su situación actual. Una auditoría de residuos proporciona la claridad para desarrollar estrategias efectivas y debe realizarse de la siguiente manera:

  • Identificación de fuentes principales

La primera fase de la auditoría se centra en identificar las fuentes principales de residuos plásticos dentro de la empresa. 

Esto incluye evaluar los procesos de producción, áreas de trabajo y puntos críticos donde el plástico es más prevalente. Identificar estas fuentes permite dirigir los esfuerzos de reducción de manera específica y eficiente.

  • Análisis de volumen y composición

Cuantificar la cantidad y tipo de residuos plásticos generados proporciona una visión clara de la magnitud del problema. Este análisis ayuda a establecer metas realistas y medibles para reducir el consumo de plástico. 

  • Evaluación del impacto ambiental

Evaluar cómo afectan los desechos plásticos al entorno circundante ayuda a contextualizar la urgencia de la acción y abordar el problema desde una perspectiva más amplia y sostenible.

  • Colaboración con equipos internos

Involucrar a los equipos internos en el proceso de auditoría es crucial. Los empleados que trabajan directamente con los materiales plásticos pueden ofrecer perspectivas valiosas sobre posibles áreas de mejora. 

  • Revisión de prácticas de almacenamiento y eliminación

La auditoría incluye una evaluación de las prácticas de almacenamiento y eliminación de residuos. 

Identificar cómo se manejan los desechos plásticos desde su generación hasta su disposición final revela oportunidades para optimizar los procesos. 

  • Evaluación de costos asociados

Además de los aspectos ambientales, la auditoría debe abordar los costos asociados con la gestión de residuos plásticos. 

Esto incluye gastos de eliminación, costos de materiales y posibles multas por incumplimiento de regulaciones ambientales. 

Te puede interesar:
Contenedores de basura duraderos: la importancia de los materiales correctos

  1. Educación y concienciación del personal

La educación y concienciación del equipo es necesario para impulsar un cambio cultural hacia prácticas más sostenibles en el entorno empresarial. Algunas estrategias que pueden ayudar son las siguientes:

  • Sesiones educativas personalizadas

Estas sesiones deben proporcionar información sobre la importancia de la gestión de residuos y destacar cómo cada departamento puede contribuir de manera significativa a la reducción del consumo de plástico.

  • Material educativo accesible

Facilitar material educativo accesible, refuerza el aprendizaje continuo. Esto puede incluir infografías, videos informativos y documentos de referencia que los empleados puedan consultar fácilmente. 

  • Establecimiento de metas colectivas

Al establecer objetivos específicos para la reducción del consumo de plástico, se fomenta un sentido de propósito común entre los empleados. Estas metas deben ser realistas, medibles y celebrarse públicamente cuando se logren.

  1.  Implementación de alternativas sostenibles

Existen alternativas sostenibles que pueden ayudar a reducir significativamente la dependencia del plástico convencional, por ejemplo:

  • Explorando opciones de bioplásticos

Una de las alternativas más prometedoras al plástico convencional son los bioplásticos. Según European Bioplastics, esta categoría abarca una variedad de materiales con propiedades y aplicaciones distintas. 

Un material puede clasificarse como bioplástico si es biobasado, derivado de biomasa vegetal como maíz, tapioca o caña de azúcar, o si es biodegradable, lo que implica que microorganismos ambientales pueden descomponerlo en sustancias como agua, dióxido de carbono y composta. 

La combinación de ambas propiedades también califica a un material como bioplástico.

La integración de estos materiales en los procesos de producción reduce la huella de carbono y disminuye la dependencia de recursos no renovables. 

  • Favoreciendo materiales reciclables

Optar por envases y productos fabricados con materiales que puedan ser reciclados fácilmente promueve un ciclo de vida más sostenible. 

Esta elección reduce la cantidad de residuos plásticos destinados a vertederos e impulsa la economía circular al fomentar la reutilización de recursos

  • Integrando envases reutilizables

La implementación de envases reutilizables reduce el consumo de plástico y también redefine la relación entre las empresas y sus consumidores. 

Ofrecer alternativas reutilizables con el medio ambiente, también puede atraer a consumidores conscientes que buscan marcas comprometidas con la sostenibilidad.

  • Desarrollando sistemas de devolución

Establecer sistemas de devolución para envases y productos puede ser una estrategia efectiva. 

Esto crea un ciclo cerrado donde los consumidores devuelven los envases utilizados, que luego son limpiados y reintegrados en la cadena de producción. Este enfoque reduce los residuos e impulsa la responsabilidad compartida entre la empresa y los clientes.

  • Investigación continua en innovaciones sostenibles

La adopción de alternativas sostenibles debe ir de la mano con la investigación continua en innovaciones. 

Estar al tanto de las últimas tecnologías y materiales sostenibles permite a las empresas mantenerse a la vanguardia de la sostenibilidad. La inversión en investigación y desarrollo contribuye a la propia empresa y al avance general hacia prácticas más responsables.

  1. Monitoreo y evaluación continua

Establecer sistemas de monitoreo y evaluación continuos permite a las empresas medir el impacto de sus esfuerzos y realizar ajustes según sea necesario. 

Al analizar regularmente los datos de residuos, las empresas pueden identificar oportunidades para optimizar aún más sus estrategias y mantenerse a la vanguardia de las mejores prácticas en sostenibilidad.

  1. Reconocimiento y certificaciones sostenibles

Buscar reconocimiento a través de certificaciones sostenibles es una forma efectiva de construir una marca responsable. 

Las empresas pueden trabajar hacia certificaciones como ISO 14001 (Gestión Ambiental) y participar en programas de certificación de productos ecológicos. 

Estos sellos validan los esfuerzos de la empresa en sostenibilidad y pueden diferenciarla en un mercado cada vez más consciente del medio ambiente.

Te invitamos a leer:
10 aspectos de seguridad y manejo que debes considerar al elegir un contenedor

La implementación de alternativas sostenibles al plástico convencional es importante para construir un futuro empresarial más responsable. 

Desde bioplásticos hasta envases reutilizables, estas estrategias benefician significativamente al medio ambiente. Al adoptar estas prácticas, las empresas reducen su huella ambiental, mientras inspiran a otros a seguir el camino hacia un mundo más sostenible y consciente.

Team redacción Econtenedores

Team redacción Econtenedores

También te puede interesar...

SOLICITA TU COTIZACIÓN Y UN ASESOR TE ATENDERÁ

Contenedor de Basura 1100 litros TNT

Contenedor 4 ruedas

Soterrado

Papelera Urbana

Nuestro blog