Economía circular: ¿puede ayudar a mitigar el cambio climático?

Economía circular y cambio climático

La responsabilidad ante el cambio climático es un llamado urgente y compartido para todos los habitantes del planeta, desde los individuos hasta las grandes corporaciones, quienes deben abordar un papel activo en la construcción de un futuro sostenible e involucrarse en temas de responsabilidad ambiental, como un primer paso.

Dentro de las acciones que pueden implementarse para trabajar hacia un cambio de hábitos de consumo, el concepto de economía circular representa una propuesta transformadora enfocada en lograr cambios en la forma en que se fabrican, utilizan y desechan los recursos, con el fin de construir un planeta más equilibrado y resiliente.

¿Qué es la economía circular?

La economía circular es un modelo que transforma la estructura lineal de producción y consumo que consistía en extraer materias primas, producir recursos, usarlos y desecharlos. Por el contrario, este paradigma propone adoptar un sistema más sostenible y regenerativo. 

Y es que, como es evidente, el sistema tradicional basado en la explotación masiva de recursos naturales resulta insostenible, en la medida que la demanda es mucho mayor que la capacidad de la naturaleza de regenerarse. Se calcula que la extracción es más del 20% de lo que puede renovarse

En ese sentido, la economía circular busca mantener productos, materiales y recursos en uso durante el mayor tiempo posible. Este enfoque implica una cuidadosa consideración de la vida útil de los productos, la eficiencia en la gestión de residuos y la reintegración de los materiales en el ciclo productivo, lo que comúnmente conocemos como reciclaje.

Redefiniendo la relación con los residuos

En el modelo circular, los residuos no son simplemente desechos, sino recursos potenciales:

  • Los productos al final de su vida útil se descomponen en componentes valiosos que pueden ser reutilizados, reciclados o compostados. 
  • Las investigaciones actuales giran en torno al desarrollo de técnicas y estrategias que permitan la mayor recuperación de materiales.
  • Gracias a esto, actualmente, la tecnología permite obtener combustibles, materia prima y otros materiales derivados de los desechos.
  • Sin embargo, la recuperación de materiales está directamente relacionada con la responsabilidad de las empresas e individuos.
  • La implementación de programas para incentivar cambios de hábitos, como la separación correcta de residuos, contribuye a un mejor aprovechamiento de los recursos.

Este cambio de perspectiva tiene implicaciones significativas para la gestión de residuos en diversos entornos, desde complejos residenciales y corporativos, hasta grandes instalaciones industriales y ciudades.

Economía circular y cambio climático

¿Cómo contribuye la economía circular a contrarrestar el cambio climático?

Una de las razones fundamentales por las cuales la economía circular se convierte en una herramienta valiosa contra el cambio climático es su capacidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), relacionadas con el calentamiento global y el cambio climático. ¿Cómo sucede?

  • En el modelo convencional, la producción de nuevos productos a menudo implica la extracción de materias primas y procesos industriales intensivos, que conllevan la quema de combustibles fósiles, responsables de las emisiones.
  • Por el contrario, la reutilización y el reciclaje reducen la demanda de nuevos materiales, disminuyendo así la necesidad de estos procesos de fabricación.
  • Al evitar nuevas extracciones de recursos naturales se minimiza el impacto ambiental y contribuye a la preservación de la biodiversidad. 
  • En tercer lugar, al encontrar una nueva utilidad a los recursos ya extraídos, se minimiza la generación de residuos en vertederos que, se ha demostrado, genera el 20% de las emisiones de metano, que también son responsables del cambio climático.

Desafíos y oportunidades de este paradigma

Implementar la economía circular no está exento de desafíos, pero también presenta oportunidades significativas donde los líderes y tomadores de decisiones tienen una amplia responsabilidad que empieza por la gestión eficiente de recursos.

  • Uno de los retos es que la infraestructura existente a menudo no está diseñada para facilitar el reciclaje eficiente.
  • En ocasiones la conciencia pública sobre la importancia de una gestión correcta de residuos es limitada.

Sin embargo, las innovaciones tecnológicas y las políticas progresistas han logrado ver oportunidades ante los retos existentes:

  • Cada vez son más las ciudades y países que adoptan normativas para sumar a ciudadanos y empresas a acciones responsables.
  • Cada vez existen más investigaciones sobre técnicas de reciclaje innovadoras, de bajo impacto ambiental y enfocadas en aprovechar la mayor cantidad de recursos.
  • Existe una tendencia en emprendimientos que proponen soluciones para alargar la vida útil de productos que terminaron su ciclo de vida útil.
  • Las nuevas actividades impulsan la creación de empleo en sectores relacionados con la gestión de residuos y el reciclaje. 
  • Esta doble perspectiva contribuye tanto a la mitigación del cambio climático como al bienestar de las comunidades locales.

Pequeñas acciones para fomentar acciones responsables pueden construir un entorno más propicio hacia un modelo circular.

Gestión de recursos, como una forma de contribuir 

Para que la economía circular alcance su máximo potencial, la educación y la conciencia son primordiales. Para esto, la información sobre mejores prácticas y los beneficios tangibles de adoptar este enfoque pueden marcar la diferencia:

  • Campañas de concienciación pública pueden fomentar la participación activa, incentivando a la comunidad a separar sus residuos y apoyar iniciativas locales de reciclaje.
  • El reciclaje se potencia mediante sistemas eficientes que separan los materiales para facilitar su reintegración en la cadena productiva.
  • El uso de contenedores especiales para la gestión eficiente de residuos incrementa la capacidad de recolección y segregación efectiva de una amplia gama de materiales. 
  • Los propios fabricantes de este tipo de contenedores están enfocados en diseños robustos y duraderos que se alinean con los principios de la economía circular al garantizar una vida útil prolongada y la posibilidad de ser reciclados al final de su ciclo.
  • La reutilización se destaca como una prioridad, fomentando la durabilidad y el diseño modular de los productos. Además, la biodegradabilidad se considera en la creación de productos, cerrando el ciclo natural de los materiales.

Conclusión

La economía circular es una estrategia clave en la lucha contra el cambio climático. Su capacidad para transformar nuestra relación con los residuos, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y fomentar la sostenibilidad a nivel global y local la convierten en una herramienta indispensable. 

Recuerda que simples acciones como la instalación de estaciones de reciclaje, en tu entorno inmediato, para lograr una separación correcta, es una forma de contribuir a los cambios de consumo que propone la economía circular. En Econtenedores contamos con gran variedad de productos para la gestión correcta de residuos. 

Team redacción Econtenedores

Team redacción Econtenedores

También te puede interesar...

SOLICITA TU COTIZACIÓN Y UN ASESOR TE ATENDERÁ

Contenedor de Basura 1100 litros TNT

Contenedor 4 ruedas

Soterrado

Papelera Urbana

Nuestro blog